viernes, 21 de agosto de 2009

No sólo del hombre

Qué es real, qué existe? A quién le conforma alguna respuesta?

El hombre es sólo lo que se ve acaso? No.

El hombre lo es todo, es lo que piensa, es lo que sueña, es lo que vive, es lo que lee, lo que narra, lo que siente. Es la totalidad de las cosas con las que convive interna y externamente. El hombre es la piedra que arde al sol, es el río que corre, es el viento que sopla, es el ave que cae, es la nieve que quema. El hombre es ese volcán apagado y aquel otro en erupción, es la tormenta y el día de sol.

El universo entero yace en cada partícula del ser del hombre; vive mezclado y esparcido por el universo, a la vez que íntegro, indiviso e idéntico a sí mismo.

Lo real, lo que existe, es lo que el hombre alcanza a comprender de la totalidad a la que pertenece. Para algunos hombres lo real es lo mediático, para otros, las realidad es inconmensurable. Existe todo lo que pueda ser pensable.

“Un hombre con sentido de la realidad es aquel que conoce el mundo y que también conoce sus sus propios sueños. Ustedes no son sanos: no hay entre ustedes un solo hombre que sepa soñar. […] Ustedes duermen, se despiertan y olvidan lo que han soñado, y vuelven a dormir y a despertar, y así transcurre para ustedes la vida entera, ¡y creen que eso es la existencia, la vida, la realidad! Ustedes no son niños, son adultos, pero dementes.”[1]



[1] Ursula K, Le Guin, The Word for World is forest.

11 comentarios:

Adrianófanes dijo...

Después de leer este texto, de apreciarlo, de identificarme, me pregunto como un ignorante reconocido: ¿vale la pena preguntarse tanto estas cosas?... Yo a veces pienso que sí... como también que sería mucho más feliz si ni pensara en eso. Y también más ignorante, claro...

Helena dijo...

Si fueras ignorante, no podría ser feliz, al menos según Arsitóteles, ser feliz implica tener sabiduría, que no es lo mismo que ser conocedor de muchas cosas. La sabiduría es aquello que se busca y no se alcanza, en el trayecto podremos conocer la felicidad. En la ignorancia sólo seremos necios, nunca felices.
Gracias por confiar en mí, besos

Ruben M. M. dijo...

Helena, interesante entrada. La realidad... esa obviedad en la que transcurre nuestra vida, sin ni tan siquiera saber en donde estamos. Lo fáctico, lo inteligible, lo onírico...

Un saludo!

P.D.: ¿Qué piensas sobre Heidegger? Podrías decírmelo en mi penúltima entrada, dedicada a este filósofo. Por varias razones, me interesa mucho la opinión que una profesora de filosofía argentina pueda tener al respecto. ¿Cómo se entiende o se ve a Heidegger en Argentina?

Té Verde dijo...

¿Y los que vivimos soñando o imaginando casi todo el día?
¿Cómo hablar del sentido de realidad si sólo puedo traer hrönir de las visiones de la jornada?
Veo una paloma empollando en las débiles ramas desnudas de un árbol en la vereda y un hornero que cuida unas ramas más arriba...
La vida sigue rodando... hasta ser canto rodado
arena
ánima entre estrellas

Helena dijo...

Ale: Te respondo con algo que escribí en El hacedor, luego leemos juntos Tlön Uqbar, y ya que estamos El jardín de los senderos que se bifurcan, para discutir por qué no hay sólo derecha e izquierda, jajaja."Condición sine qua non: para dormir; tener sueño. Para vivir; tener sueños. Para soñar, estar atento (y ahora le agregaría, bien despierto).
Que tengas un hermoso día de sol.

Té Verde dijo...

Estoy listo... ¡soy tan dístraído!
escribí por otros lados...
"The lunatic is my head"... no lo siento pero escribe...
Tanto Borges justo que cumpliría años.

Helena dijo...

Sí, el 24, jajaja, virginiano igual que Adrián y yo y miles de dementes.
Yo tmb soy distra-ida o super-ida o hiper-ida, pero en piloto automático hay funciones que te advierten del peligro...

m dijo...

un de-mente

con eso ya basta ¿no?

m

Helena dijo...

MMM, creo que sí...

Adrianófanes dijo...

... ¿Che, y si el hombre no existe y es una mera convención humana? Estoy muy negativo con estas ideas, je... Después te mando un mail...

Un peso, digo... un beso.

Helena dijo...

Jajaja, esa es muy buena
Espero tu mail
Yo ya dudo de todo, incluso de mi existencia. En realidad nunca estuve segura de ella, pero bueno...
Dos pesos