jueves, 19 de junio de 2008

Fragmento de un artículo de Marciano Durán.


¡Guardo los vasos desechables!

¡Lavo los guantes de látex que eran para usar una sola vez!

¡Apilo como un viejo ridículo las bandejitas de espuma plástica de los pollos!

¡Los cubiertos de plástico conviven con los de acero inoxidable en el cajón de los cubiertos!

¡Es que vengo de un tiempo en el que las cosas se compraban para toda la vida!

¡Es más!

¡Se compraban para la vida de los que venían después!

La gente heredaba relojes de pared, juegos de copas, fiambreras de tejido y hasta palanganas de loza.

Y resulta que en nuestro no tan largo matrimonio, hemos tenido más cocinas que las que había en todo el barrio en mi infancia y hemos cambiado de heladera tres veces.

¡¡Nos están fastidiando!! ¡¡Yo los descubrí!! ¡¡Lo hacen adrede!! Todo se rompe, se gasta, se oxida, se quiebra o se consume al poco tiempo para que tengamos que cambiarlo. Nada se repara. Lo obsoleto es de fábrica.

¿Dónde están los zapateros arreglando las media-suelas de las Nike?

¿Alguien ha visto a algún colchonero escardando sommiers casa por casa?

¿Quién arregla los cuchillos eléctricos? ¿El afilador o el electricista?

¿Habrá teflón para los hojalateros o asientos de aviones para los talabarteros?

Todo se tira, todo se desecha y, mientras tanto, producimos más y más basura.

7 comentarios:

BORRELLI dijo...

Che, yo conozco un caso que rompe la regla... el termo de acero, este sí que no se rompe, no como aquellos de vidrio, eso sí (qué cosa!)... el pico vertedor nunca dura más que un par de meses... y mirá vos, no se consigue repuesto. O sea, que igual es descartable!

Y sí, la espiral consumista nos lleva vertiginosamente hacia su mismo centro, con cada vuelta el ciclo se hace más rápido... hacer, deshacer, creación, destrucción... hasta el fin de los tiempos.

Adrianófanes dijo...

Se me hizo tardísimo, pero ya te digo que lo de la encuesta va por ahí...creo que sí, que así queda mucho más abierto el debate o mejor dicho la fluidez del pensamiento...Por ahora voto la concepción aristotélica...Creo que es la que más se acerca a lo que pienso...

Bueno...En cuanto pueda volveré a pasar, me intriga mucho lo que surja de la encuesta...

Un abrazo.

Helena dijo...

Hola Gus, esa foto que vez ahí es el rincón de mi abuelo, mi pasión de chica era hurgar por sus estantes. Con mi hermano hemos encontrado cosas insólitas, cosas con mucha historia, de esas que pasaron por miles de manos.
Yo lamento no haber guardado nunca nada, tal vez encuentre algo en ese galponcito que contenga mi infancia, tendría que volver y buscar mejor.
Besotes y mil gracias por pasar, hoy te invadí con mis mails, jajaja, espero que no te moleste.
Abrazos a Cari.

Helena dijo...

Hola Adriano; usted siempre corriendo, me recuerda a alguien que nunca tiene tiempo y quiere hacer de todo, jajaja.
Entre los dos le vamos dando forma a la encuesta viste, nos complementemos bien, tus críticas me ayudan a perfeccionar lo que a mí misma no me cierra.
No abandoné Nécrodos, sigo pensando en tus observaciones.
No hay apuro, pasá cuando puedas, te veo.
Besotesssssssssss

Adrianófanes dijo...

...Yo soy una máquina de acumular mugre...(pero mugre importante, según mi parecer).

Hay veces que tengo cajas y cajas con cosas que no sé si volveré a utilizar o revisar alguna vez, pero tampoco me animo a despojarme de ellas por temor a que algún día me pinte volver hacia lo archivado.

Tengo espíritu de coleccionista...Eso no sé si será una virtud o un defecto. Creo que ambas...

Adrianófanes dijo...

Ahí amplié la foto...Está grossa. Hasta parece que hablara.

Helena dijo...

Hola Adriano, yo también acumulo, pero cuando quiero deshacerme de mi pasado tiro todo a la calle, así he quedado en cero un y mil veces. Despúes me arrepiento, pero ya es tarde, así que es una manera de o aferrarme a nada.
Me interesa esa idea de no aferrarse ni a lo material ni a las personas, pero a veces siento que me despido de todo antes de tiempo.
Un abrazo, mil gracias por pasar, nos vemos.