domingo, 18 de enero de 2009

Sincronicidad (Jung)

Será a través de dos de sus escritos de 1952 como expondrá el concepto de sincronicidad:

  1. Sincronicidad como principio de conexiones acausales, publicado junto a una monografía de Wolfgang Pauli, «La influencia de las ideas arquetípicas en las teorías científicas de Kepler», en Interpretación de la naturaleza y la psique.
  2. Sobre sincronicidad, conferencia pronunciada en los encuentros Eranos.

En ellos establecerá que la manera en que los fenómenos se vincularían sería a través de su significado. Un típico ejemplo de sincronicidad se da cuando una persona constata que una imagen mental suya, netamente subjetiva, es reflejada, sin explicación causal, por un evento material exterior a él. En términos de Jung, sería la concordancia, en el nivel del significado, de una imagen mental con un fenómeno material que se dan simultáneamente. Por lo tanto, Jung considera que las sincronicidades son "concordancias significativas acausales". Para él, la sincronicidad es "la coincidencia de dos o más acontecimientos, no relacionados entre sí causalmente, cuyo contenido significativo es idéntico o semejante...".

Una de las citas favoritas de Jung sobre sincronicidad remite a la obra de Lewis Carroll A través del espejo, en la cual la Reina Blanca dice a Alicia: Es mala memoria, la que funciona sólo hacia atrás.

—Es una mermelada muy buena —dijo la Reina.

—Bueno, de todos modos hoy no me apetece.
—Hoy no la tendrías aunque quisieras —dijo la Reina—. La regla es: mermelada ayer, mermelada mañana... pero no hoy.
—Pero de vez en cuando debe haber «mermelada hoy» —objetó Alicia.
—No; no puede ser —dijo la Reina—. La mermelada toca al otro día; como comprenderás, hoy es siempre éste.
—No os comprendo —dijo Alicia—. ¡Lo veo horriblemente confuso!
—Es lo que pasa al vivir hacia atrás —dijo la Reina con afabilidad—: siempre produce un poco de vértigo al principio...
—¡Vivir hacia atrás! —repitió Alicia con gran asombro—. ¡Jamás había oído nada semejante!
—Sin embargo, tiene una gran ventaja: la memoria funciona en las dos direcciones.
—Desde luego, la mía solo funciona en una —comentó Alicia—. No puedo recordar cosas antes de que hayan sucedido.

—Es mala memoria, la que funciona sólo hacia atrás —comentó la Reina.

Lewis Carroll, A través del espejo y lo que Alicia encontró allí. Capítulo 5, Lana y Agua.[1]

El surrealismo dio también una gran importancia a este tipo de fenómenos, denominados por André Breton «azar objetivo».

5 comentarios:

Té Verde dijo...

Muy interesante, qué diferente perspectiva...
Hay más para seguir indagando, vas a seguir con este tema.

Abrazo!

Adrianófanes dijo...

Pensando en la sincronicidad, creo que yo tengo varios ejemplos en mi vida de situaciones "acausales" (me llama la atención eso de "acausal")...Está muy buena la idea, porque creo que se aleja de una noción de causalidad que uno tiene incorporada más bien a nivel empírico.

Con respecto a lo de Alicia y la Reina, me hace acordar a un chiste que solía hacerse en la revista Lúpin. Había una historieta en la que uno de sus personajes solía tener un mensaje grabado en la parte trasera de su camiseta. "Mañana atiendo", decía...¿Cuándo sería mañana?...Siempre que uno lo leyera "hoy"...Me fui de tema...Pero me hizo acordar a eso...

Saludos.

Helena dijo...

Hola Adriano, yo pensé lo mismo, que de casualidades o sucesos acausales tiene mi vida, llena de ellos!!!
Lo de la mermelada es genial, cuando uno no quiere hace algo creo que lo mejor es eso, pensarlo para mañana, jajaja.
Besotes, nos vemos pronto!

BORRELLI dijo...

Hola Laura,
la verdad que me quedé sin palabras al leer esto de la sincronicidad de Jung, y le estuve dando vueltas a la cabeza, hasta no podía unirlo del todo con lo de Alicia y la mermelada... en fin como si pudiéramos tener intuiciones previas de sucesos externos a nosotros??? En fin, a mí a veces me pasa que pienso por ejemplo "qué día primaveral" y justo mi vista se cruza con una botella de agua "fuente primavera", pero aún así no creo que yo haya "intuido" esa etiqueta antes de verla, sino más bien, que la vi justo por pensar en "primavera"... por otro lado no me parece que uno pueda conectarse con sucesos antes de que estos ocurran.
Si esto de "acausal" es como las coincidencias que solemos observar en nuestras vidas, más bien creo que existen porque nosotros "queremos ver" estas coincidencias, no?. Un abrazo y le sigo dando vueltas al tema...

Helena dijo...

Hola Gus; para ser sincera, lo poco que leí me llevó a pensar que trata más bien sobre acontecimientos que se dan por coincidencia o por azar. Sería algo así como que vos pensás primavera y luego lo ves y hay una coincidencia casual entre algo pensado y un acontecimiento externo. Pero no hay intuición de eso, sino mera coincidencia. Al menos esto es lo que yo entendí.
Besotes...Si seguís buscando contame, en uno de sus textos analiza mil y pico de sueños de un mismo paciente.