jueves, 22 de mayo de 2008

Conocerse a uno mismo en el amigo


“Si alguien, mirando a su amigo (phílos), ve qué es y de qué carácter, el phílos -si imaginamos la philía más intensa- le parecerá un segundo yo, como en el dicho «éste es mi segundo Heracles». Así pues, ya que, como han dicho también algunos sabios, conocerse a sí mismo es lo más difícil y también lo más agradable (pues conocerse a sí mismo es agradable) –es más, no podemos estudiarnos a nosotros mismos desde nosotros mismos, como es evidente por los reproches que dirigimos a los demás sin darnos cuenta de que nosotros hacemos las mismas cosas- y esto se debe a los prejuicios o la pasión, que a muchos nos oscurecen la exactitud del juicio; por tanto, así como cuando deseamos ver nuestro rostro nos miramos en un espejo, de forma similar cuando queremos conocernos a nosotros mismo miramos al phílos. Porque, como decimos, el phílos es otro yo. Por tanto, se es agradable conocerse uno mismo y no es posible conocer esto sin tener a otro como phílos, la persona autosuficiente necesitará la philía para conocerse a sí misma (1213ª 10-26).

Como todos sabemos darnos cuenta de nuestros errores es mucho más difícil que ver las faltas ajenas. Una buena amistad nos permite llegar a conocernos en el otro, y hacer autocrítica, el amigo es como un espejo en el cual vemos reflejadas aquellas cosas que nos van a hacer crecer y madurar en una relación de intercambio abierto y basado en el ideal de vida buena y de bien para el ser amado.

En este caso, el modelo es un ser semejante, “similar a nosotros en carácter y aspiraciones”[1]. La relación se desarrolla en un intercambio basado en inquietudes similares. Aristóteles llega al punto de afirmar que uno se interesa por cosas que antes no, sólo por favorecer la relación de amistad y ayudar al amigo.

Para que esta amistad funcione debe haber un vínculo establecido a partir del común afecto y además de una convivencia, ya que es la experiencia vivida en común la que nos hacer avanzar en el conocimiento de las cosas y en el auto-conocimiento.

Hoy en día, cuántos podríamos decir que nos tomamos el tiempo necesario para estas cuestiones, que eran tan fundamentales para el estagirita, con una finalidad de crecimiento que nos lleve a la sabiduría.



[1] Nussbaum

14 comentarios:

Adrianófanes dijo...

Filosofía aplicada. Eso es lo que me gusta, no ser un sabio erudito que después no sabe que hacer ante tanta teoría acumulada.

Sólo decir...Que es muy lindo tener amigos y me siento muy afortunado por la gente que me acompaña a la vida. Lo siento un regalo de Dios.

Gracias por tu amistad también.

PD: Me había olvidado de votar, opté por "filosofar en soledad", pero en realidad no sé si estoy aceptando los términos de la pregunta...O las opciones...No sé qué diferencia hay entre filosofar en soledad o con la almohada; ni con amigos o en grupo...Yo elegí "filosofar" en soledad, pero creo que tendría que haber optado por todas las opciones...Quizás voté por la más común en mi vida. De todos modos...Es interesante esto de las preguntas...Después estaría bueno que haya un post al respecto, con conclusiones de la encuesta. Un abrazo. (Ah...Y vamos a ganar la Copa).

BORRELLI dijo...

Estoy cada vez más convencido que en el mejor momento en que uno se auto-define es al criticar enérgicamente algo o alguien. Es difícil de aceptarlo claro, pues al comienzo uno se niega rotundamente a asumir como propios los defectos que uno achaca a lo/el criticado. Pero partiendo desde ahí uno accede a un mayor conocimiento personal... funciona como cuando (en mi caso por lo menos), uno está pintando y se encuentra bloqueado, no puede resolver la imagen... lo mejor es faltarle el respeto, ensuciarla, arruinarla lo más posible... y en ese proceso, casi sin darte cuenta, encuentras la solución... bueno, aunque la metáfora no resultó muy efectiva, jaja, espero haber transmitido la idea.
Por otro lado, en la manera que uno tiene de ser amigo y de dar afecto, también mostramos mucho de nosotros, claro, pero ahí hay muchos puntos turbios... si esa amistad es desinteresada, si es forzada, o incluso esto mismo pero
inconcientemente. Digamos que en la amistad aún funcionan nuestros mecanismos de autodefensa y camuflaje, pero al descargarnos en una crítica, nos mostramos claramente.

Helena dijo...

Adriano, estoy empezando a pensar la filosofía aplicada porque considero que cambiar el mundo está en nuestras manos, y como te dije hace un tiempito, no me siento sola en esta visión romántica. Al menos hoy creo tener la fortaleza de poder re-pensar el mundo y hacer algún aporte el día que tenga la oportunidad de hacerlo.
Primero interpretamos, luego cambiamos, necesitamos ambas esferas, pero empezar por uno mismo es fundamental para tener una base resistente a todo.
Yo también opté por filosofar en soledad, pero porque lo hago desde que me levanto hasta que me acuesto, en realidad debería haber puesto la opción "todo el día", jajaja.
Va a haber alguna reflexión, seguro, sobre todo por algunas cuestiones que se vienen dando en la facultad, de falta de solidaridad y de responsabilidad de unos hacia otros.
Claro que vamos a ganar, venimos con una buena racha.
Besotes

Helena dijo...

Hola Gus, yo creo que uno suele cuidar la relación de amistad y por eso, a veces, se reserva algunas cosas, y creo que está bien.
Pero decir lo que uno piensa nos sirve para crecer, te habrá pasado con lo de "solos", de replantearte muchas cosas, actitudes de otros y sobre ellas análisis de tus propias actitudes, decir, yo soy así o no, hago esto o no, quien está y quien se borra, en fin, todas esas cosas.
Aunque lo mecanismos de camuflaje funcionen, el buen amigo sabe ver más allá, no te preocupes por eso, a veces las palabras sobran. Como decís, en el momento de la crítica se ven todas las cosas.
Yo creo que una relación que es sostenida por un vínculo fuerte y basada en el aprecio hacia el otro, dejando de lado claramente una intensión de malicia, permite la crítica e incluso el enojo y la descarga. Casi que nos criamos juntos así que no puedo decir otra cosa, jajaja.
Un abrazo y gracias por atender mi reclamo y dejarme tu opinión, es valiosa porque me gusta que mi amigo del alma esté presente, aunque desde tierras lejanas.

::Trianon de la Reina:: dijo...

Que tal?? Llegué a tu blog por una cadena de mails de alumnos de filo jeje. Muy lindo la verdad. Voy a pasar seguido.

Saludos!

Helena dijo...

Gracias!!! Ana; sos bienvenida, pasa todas las veces que quieras.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Cuando comienza una amistad? cuando ella te mira con "esos" ojos y no otros. Cuando ella sonríe de un modo que no podés evitar dejar de mirarla.
Primero fue la profundidad de la mirada, el primer día. Después la sonrisa
¿qué amistad es esa que no podés dejar de mirarla a los ojos? Y a la vez su sonrisa te resplandece y te transmite ese no sé que...

Anónimo dijo...

Cuando comienza una amistad? cuando ella te mira con "esos" ojos y no otros. Cuando ella sonríe de un modo que no podés evitar dejar de mirarla.
Primero fue la profundidad de la mirada, el primer día. Después la sonrisa
¿qué amistad es esa que no podés dejar de mirarla a los ojos? Y a la vez su sonrisa te resplandece y te transmite ese no sé que...

Helena dijo...

Ese no sé que... es energía de vida, comunicación, sentimientos de amistad desinteresada. Mirándolo desde una perspectiva aristotélica se podría decir que existe una identificación con el otro que fluye hacia el bien, hacia el bien común.
Tal vez haya en el interior de los seres humanos una capacidad de percepción que nos permite identificar ciertos valores, o hay alguna frecuencia en la que nos manejamos que se transmite y el otro la percibe.
Saludos

Gabrielus dijo...

Shalom Lau!!

Qué temita! Hilando fino con la Etica eh? jeje.
Tiro una bombita:

¿Qué sucede con la amistad entre narcotraficantes en el cual se juran lealtad hasta la muerte, pero facilmente eso se traiciona; y hacia qué bien común se dirigiría si ambos amigos no tendrían ningún problema en asesinar para hacerse ricos a costa de las debilidades de otros que sufren en un infierno?

Disculpa amiga, soy así, polémico jaja! Pero trato de pensar más allá de temas que trascienden la realidad cercana y los valores morales conocidos. Quizás a la pegunta de arriba habría que fundamentarla con una hipótesis en base a una ética platónica.

Creo que hay algo más allá de la Ética aristotélica/platónica y de la moral kantiana, y cualquier otra que afectan desde lo terrenal.

Schopenhauer dijo:
"Predicar la moral es cosa fácil; lo difícil es fundamentarla."

Besotes amiga!
Gab

Helena dijo...

GABY!!!!Noooooooo, nunca existe la posibilidad de amistad entre dos narcos, eso es otra cosa y se llama cómplicidad!!!
Perdón que lo diga de esa manera, jajaja, pero creo que la Amistad solo se da entre buenas personas, las malas personas NO TIENEN AMIGOS!!! sino malas compañías.
"sólo los hombres virtuosos tienen amigos" Voltaire, diccionario filosófico.
¿Eres un esclavo? entonces no puedes ser amigo ¿Eres un tirano? entonces no puedes ser amigo. "Así habló Zaratustra", Nietzsche.
De la misma manera que para vos sólo hay un elohim y un nombre para él, para mí y para muchos filósofos amigo es sólo alguien que encierra determinadas características éticas y morales.
Me encanta que expongas estas propuestas porque me permiten aclarar las dudas sobre ciertas cosas.
Shalom amigo, gracias por pasar y estar siempre ahí, presente con alma Socrática.
Besos

Gabrielus dijo...

Grande Lau!
Muy buena respuesta. Se ve que estudiaste mucho la Etica jeje, como una buena profe. Pero no quiero polemizar sobre la "virtud" aristotélica, ya lo traté en otro lugar, y creo que sabes mi posición.
Lo que no hay duda es que la amistad está intimamente relacionada con el sistema moral de cada amigo.
¿Pero cuál sistema de moral propuestos por los eruditos? aahh..
¿En un sistema de moral sugeridos por filósofos o personas inspiradas por Yahwéh?
¿No culminan en esencia todos los sistemas morales en los inspirados de lo Alto?

Schopenhauer (disculpa mi insistencia) criticó a Kant en su obra «Fundamento de la moral»:

"Kant: tomó por resultado aquello que debía constituir su principio o hipótesis (la teología) y por hipótesis lo que hubiera debido encontrar al final de su deducción y como resultado (el mandamiento). El edificio, una vez así colocado lo de arriba abajo, nadie, ni aun el mismo Kant, lo hubiera reconocido por lo que era: la vieja moral, la conocidísima moral de los teólogos." Fund.de la Moral, Ed.Prometeo, Val.España, pág.33

Vale aclara que "la moral de los teólogos" a la que se refiere Schop. es la de los mandamientos dados a Moisés que se identifican con la "Toráh". Aunque si hablamos de los teólogos cristianos, las leyes cambian y se reducen al decálogo no genuino.

Schop. dice que Kant cometió una falacia de petición de principio.
Pero en fin, según la teoría de Schop. (claro está), ambos hablaban de una moral proveniente de lo Alto, más allá de que uno exija demostrarla por la experiencia y el otro de manera trascendental.

¿Qué tiene que ver esto con la amistad? Pues la virtud tiene totalmente que ver con el sistema de moral, o el sistema de leyes o mandamientos. Si no, la libertad sin límites destruye la virtud, porque la enmascara y culmina en uno de los grandes errores advertidos proféticamente:

«¡Ay de los que llaman al mal bien, y al bien mal,
los que cambian la luz por tinieblas,
los cuales cambian lo amargo por dulce
y lo dulce en amargo!» Isaías 5:20

Ok. Basta por hoy y por un tiempo.
Demasiada philo-sophia.
Espero haber aportado algo al tema.

Te quiero mucho amiga!
Besotones!
Gab

Gabrielus dijo...

Shalom Lauuuu!
Recién vi tu comentario y quedé con la boca abierta amiga, sinceramente te digo.
Realmente has podido relacionar muy bien mi publicación con la tuya!
Y sobre todo has sabido captar algo fundamental en la humanidad del Mashíaj en lo relacionado con la amistad, pero esa amistad sublime de entregar la vida por los amigos. ¿Cuántos entregarían virtuosamente la vida por sus verdaderos amigos? Quizás haya alguno, pero el Mashíaj la entregó por todos, y eso es lo hermoso e inentendible, una locura para muchos, pero una bendición para muchos otros.
Entendí perfectamente lo que me explicaste con la virtud enseñada por el Salvador, aunque claro que hay diferencias con la enseñada por filósofos, que es más o menos lo que quise explicar en el comentario anterior.
Y para más claridad, los judíos de la época y la de hoy, sólo buscan su salvación en base a un sistema de moral que es la Toráh, pero sin aceptar al Mashíaj, con lo cual cometen el error de no distinguir su "prójimo", y por eso son amigos y aman a los que lo aman a ellos, y sus prójimos son los que ellos quieren.
Lo que quiero concluir de todo esto, es que el Mashíaj enseñó su imagen (ejemplo) a todo el mundo basada en una amistad no condicionada a sus amigos solamente, sino a sus enemigos. Y por eso dejó su ejemplo difícil, pero sólo dependiendo si le hacemos caso o no.
Y eso es lo que por todos los medios trata de explicar Pablo, de no sólo guiarse por la Toráh o enseñanzas (leyes) que jamás fueron abolidas o modificadas, sino aceptar verdaderamente al Mashíaj en el corazón, de modo que naturalmente cumplamos con lo que debemos, es decir, con esos "imperativos categóricos" de los que hablaba Kant, pero espontáneamente y hasta con gozo.
Estoy muy contento amiga porque pudimos complementarnos y me pone feliz que la palabra está haciendo cada vez más camino en tus pasos.
Sigue así, y no desistas. Con paciencia, paso a paso (dijo Mostaza Merlo jaja), y la Luz despejará cosas que jamás te hubieras imaginado comprender.

Besoteeee!
Gab

Helena dijo...

Hola Gaby, se cruzaron nuestros comentarios, cuando leía el primero que me enviaste pensaba, es lo que le acabo de comentar en su blog, jajajaja. Me causó mucha risa leer el segundo.
Besotesssssssssssss