domingo, 25 de mayo de 2008

Los límites del liberalismo

Estaba leyendo un texto sobre los límites del liberalismo, y encontré muchas cosas que me resultaron interesantes para dejar aquí y que surjan cuestiones y planteos.

Primer límite del liberalismo:

La crisis del individuo: el individualismo elevado a Moral y su lucha contra la historia.

“El individuo contemporáneo posee una aversión en relación al pasado. Su lugar es un presente que lo deja perdido al no poder medir sus acciones y valores a través de eso que lo precedió.

Para Bellah uno de los primeros síntomas de la crisis de la historia puede ser encontrado en la ignorancia de muchos de los individuos por él entrevistados en Habits of the Heart en relación al propio pasado:

En nuestra sociedad, que mira siempre hacia adelante, somos más capaces de hablar del futuro que del pasado, nos es más fácil imaginar que nuestras diferencias son, en gran medida, consecuencia de un conflicto de intereses actuales. No obstante, incluso en el debate sobre nuestro futuro, la presencia de la tradición cultural, con sus diferentes componentes, es aún muy fuerte y nuestro diálogo sería mucho más acertado si fuéramos conscientes de este hecho[1]

Vivir el momento es la pasión dominante: vivir para uno mismo, no para nuestros predecesores o para la posteridad. Estamos perdiendo en forma vertiginosa un sentido de la continuidad histórica, el sentido de pertenencia a una secuencia de generaciones originada en el pasado y que habrá de prolongarse en el futuro.[2]

¡Carpe diem! Éste parece ser el imperativo de la sociedad contemporánea. Vivir sólo en el presente supone, en este caso, un silencio en relación al pasado. Silencio que atenta directamente contra la creación de sentido y sobre todo contra el conocimiento del bien que nos antecede y nos informa como individuos y sociedad.

La relatividad moral se convierte de este modo en un imperativo categórico a medida del narciso.

Según Bellah nos encontramos frente a un profundo impasse, por el hecho que el individualismo moderno parece proponer una forma de vida que no es concretizable, ni individualmente, ni socialmente, y un regreso a las formas tradicionales significaría regresar a discriminaciones y opresiones intolerables.”[3]

Parecería ser que nos movemos entre extremos que parecen irreconciliables. Los que me conocen ya saben que soy partidaria del neo-aristotelismo, no hace falta que haga aclaraciones al respecto.

Los términos medios son los que nos mantienen dentro de los valores necesarios para funcionar de manera individual y social, somos sujetos políticos, no existe la posibilidad del sujeto individual que se genera al margen de toda construcción social. Un ser humano necesita para subsistir un núcleo de seres que lo críen. Supongo que la mayoría conoce la historia de las chicas que fueron criadas por lobos y que hábilmente utiliza Maturana para demostrar que, por más que todos tengamos una naturaleza común y la posibilidad biológica de desarrollar el lenguaje racional, sólo nos desarrollamos como seres lingüísticos y pensantes en sociedad.

Con esto voy a lo siguiente, el desarrollo del potencial individual es fundamental para la felicidad del individuo, una persona que tiene una visión teleológica de la vida ética apunta al bien y a la felicidad. Pero esto no se da de manera aislada, la sociedad está presente y favorece o no este desarrollo.

¿Por qué en este momento se plantean estas dificultades de individuos-individualistas solipcistas-narcisistas-hedonistas? Nos olvidamos de la sociedad, la sociedad se olvidó de nosotros.

¿De dónde surge la crisis y por qué el repliegue?

¿Son irreconciliables estos extremos?



[1] R. Bellah, Hábitos del corazón, 47-48.

[2] CH. Lasch, La cultura del narcisismo, 23.

[3] Op. Cit. Pág, 191

2 comentarios:

Gabrielus dijo...

Shalom Lau!

Muy buena publicación amiga.
Coincido en que no hay que olvidar el pasada, de donde vinimos, para saber a donde vamos.

El dicho de: "vivir el presente y no quedarse en el pasado" no tiene que significar olvidarse del pasado.

Y en cuanto al desarrollo como persona, no hay mejor manera de hacerlo que en sociedad y comunión, porque así se obtendran resultados de teorías, creencias o idelogías que se son elaboradas para tal fin.

Besotes!
Gab

Helena dijo...

Hola Gaby, es así, pero hay visiones que generan aparentes antagonismos y ahí andamos, de extremo en extremo sin lo justo y necesario.
Perdidos en la neblina ilusoria del discurso exitista.
Besotesssssssssssss