martes, 5 de agosto de 2008

Niñerías

- Mire!!! Estoy aprendiendo a sonreír, aunque sus chistes no son muy buenos.

-No importa niña, estás en edad de reírte de todo, incluso de mis chistes malos.

Los niños sólo deberían sonreír. Un antiguo sabio me dijo un gran secreto, que ahora ya lo conoce todo el mundo. Una infancia feliz nos asegura una adultez feliz.

Puedes reír porque valoras las pequeñas cosas que la vida te obsequia y no persigues aún las que no puedes alcanzar y que son necesidades impuestas desde el exterior. Mientras sigas guiada por tu interior no tendrás tristezas, recuérdalo cuanto puedas.

Ya tendrás que ocuparte de que otros aprendan y tendrás la responsabilidad del cambio sobre tus espaldas. Ahora sólo ríe porque cuando tu lloras, llora la humanidad.

3 comentarios:

Té Verde dijo...

muy bueno...
Sonría!!!

(hace tiempo que no pasaba por acá... ¡lo que me perdí!)

¡Abrazos!

Adrianófanes dijo...

Este post me llega de manera particular (quizás porque no haya reído en su momento...)...Poder ver la niñez desde otro ámbito, desde los años que uno va transitando.

Nunca es tarde para ser feliz...O para intentar serlo.

Que rían los niños...Siempre.

Helena dijo...

Hola Adriano, me acordé mucho de vos cuando escribí este post, recuerdo perfectamente tu infancia. Igual uno siempre puede ser feliz a su manera, jejeje.
Te mando un abrazo.
Siempre me haces reír mucho.