jueves, 30 de octubre de 2008

Vivir; el arte de morir

La muerte digna y la muerte simplemente, la muerte injusta, la muerte tonta, la muerte a tiempo, la muerte bella, la muerte que no debería haber llegado, la muerte prematura, la muerte atroz, la muerte trágica, la muerte admite multiplicidad de adjetivos.

¿Podríamos hablar de una muerte bella como si la muerte misma fuera un arte?

¿Podríamos hablar del arte de morir? ¿Sería algo distinto de la vida?

Estuvimos hablando de la muerte hasta altas horas de la madrugada, nunca lograba convencerla de que rondar siempre sobre este tema era demasiado angustiante. Se lo tomaba en serio, no había nada que pudiera calmar sus ansias de internarse en ese oscuro mundo imperceptible.

Claro, incognoscible era para mí, ella no decía lo mismo, para no terminar en un nosocomio simplemente no decía nada. Confiaba en mi silencio de ultratumba, sabía que yo era incapaz de delatar sus secretos.

La dejé con un gran pesar. Me acompañó hasta la puerta y me regaló la sonrisa más linda. Solía estar despeinada y con el pelo muy enredado, unas ojeras levemente violetas se alojaban en la zona de sus ojos desde hacía un tiempo, sus labios azulados y su piel pálida terminaban de darle ese toque fantasmal que hacía que la gente huyera un poco al verla. Sus vestidos largos y de colores apagados le daban cierto anacronismo a su figura salida de entre las plantas.

Me pregunto aún como pudo organizar todo con tanta frialdad, con tanta precisión y detalle, no faltaron las flores que le gustaban, el olor a incienso se sentía desde la entrada. Todo estaba perfectamente limpio y ordenado. Ella recostada sobre su cama con las manos sobre el vientre y la misma sonrisa con la que me había despedido la noche anterior. Todo parecía una gran parodia.

3 comentarios:

Té Verde dijo...

¡Qué tema!
o EL tema.

Sigo adherido a las posturas del epicurísmo más original. A lo que dice el buen Epicuro...

20. No hay que temer a la muerte

"Acostúmbrate a considerar que la muerte no es nada para nosotros, puesto que todo bien y todo mal están en la sensación y la muerte es pérdida de la sensación".

(Epicuro, Carta a Meneceo).

http://hierbasparaelalma.blogspot.com/2008/10/sobre-la-muerte-segn-epicuro.html

Helena dijo...

Hola!!!
Leí mucho a Epicuro, sobre todo el tema de la felicidad y la virtud, entiendo o creo entender su postura frente a la muerte. Al menos pienso que el temor a la muerte no nos deja libertad para ser felices puesto que siempre estamos expectantes de ese momento.
Pero no recuerdo que diga nada sobre la pasión a la muerte, yo siento cierta fascinación por lo que la idea de la muerte suele provocar, de lo contrario (sino hubiera muerte) no pasarían muchas cosas, recuerdo un cuento de Borges al respecto y debe haber muchos otros.
La muerte es casi lo que da sentido a mi existencia, poder hablar y escribir sobre los distintos modos de morir para mí es vida, me da la tranquilidad que necesito para saber que puedo salir de acá cuando ya no pueda soportarlo. Saber que existe y me está esperando es maravilloso, es como saber que pronto te irás de vacaciones y recorrerás caminos hasta ahora desconocidos por uno.
No es que me acueste a dormir y diga qué venga!!!qué venga!!!!, jajajaja, pero más o menos es algo como bueno, por ahí llega hoy.
Eso es motivo para tener una vida activa e intentar aprender hoy todo lo que pueda y hacer todas las cosas que aún no he podido hacer y me gustan.
Conozco gente que no podría siquiera levantarse si pensara como yo, pero cada cual...

Nos vemos en un rato o mañana, si la Parca no me lleva, jajajaj.
Besotes

Galca dijo...

Te dejo mi ipinion,me gustó descubrir tu blog...
El arte de morir nace de la necesidad que sentimos algunos por encontrar la muerte antes de que ella nos encuentre a nosotros...
Se convierte en arte algo que para algunos se llama locura,aunque para algunos locura sea solamente seguir existiendo..
te dejo mi direcciòn algo escribí sobre el tema
lacavernadeomi.blogspot.com